miércoles, 4 de agosto de 2010

Francis Bacon – Esencia Brutal



Hace un año, quizá haga dos, en el Museo del Prado hubo una muestra en la que se exponían algunos cuadros de Francis Bacon. No soy un experto en arte, más bien todo lo contrario, pero si bastante curioso. Después de leer algún artículo en la prensa, y aprovechando que me encontraba en Madrid, decidí ir a echar un vistazo.
Me impresionó lo que vi, no porque entendiera que las técnicas utilizadas o los trazos con que se hicieron los cuadros fueran de un maestro, si no porque casi cada uno de ellos transmitía una energía muy potente. Las formas humanas, retorcidas, enseñando los dientes con furia, como si estuvieran ansiosas de venganza o rabiando de dolor me cautivaron.
Especialmente quedé impresionado con el Retrato de Inocencio X, o más bien con algunos de ellos porque había algunas repeticiones. Bacon estaba obsesionado con el cuadro de Diego Velazquez  en el que retrató a Inocencio X. Expertos de todo el mundo han considerado como el mejor retrato de la historia de la pintura.
Inocencio X
Nacido en Umbría (Italia), fue elegido Papa en 1644 para suceder a Urbano VIII. Denunció el tratado de Paz de Westfalia, firmado en 1648 sin que participara, y que ponía fin a la Guerra de los Treinta años.
Se dice que mantuvo guerras y masacre y que cometió incesto con su propia hermana. A su muerte nadie quiso pagar los funerales y estuvo tres días esperando en palacio.
Fuente:
Retrato obra de Diego Velazquez
Actualmente se encuentra en el Palazzo Doria-Pamphili, Roma.
Se realizó durante un viaje del pintor entre 1649 y 1651. La firma de Velazquez se puede observar, aunque de manera un poco difusa, en el papel que sostiene en la mano el Papa.
Existen diversas historias que podrían explicar por qué le hizo este retrato. Una de ellas dice que fue el pintor quien se ofreció y que Inocencio X le pidió una prueba de su habilidad antes de dejarse retratar. Velázquez pintó a Juan de Pareja (actualmente en el Metropolitan de New York) para enseñar su técnica y poder empezar el retrato.
Pero la historia que prefieren los expertos es la que dice que el Papa accedió sin ningún problema porque Velázquez ya había retratado a su barbero y ya conocía su habilidad. El retrato El Barbero del Papa se encuentra en el Museo del Prado. Es conocida la frase que pronunció cuando vio la obra terminada: “Troppo vero¡ (demasiado veraz), aunque no pudo negar la inmensa calidad de ella.
Muchos expertos consideran la pintura como “la obra maestra de todos los retratos” y que una vez vista es imposible olvidar.

Retrato de Juan Pareja - Diego Velázquez
El barbero del Papa – Diego Velazquez
Fuente:
Retrato obra de Francis Bacon
Realizó unas 40 interpretaciones sobre esta obra. Se cuenta que se basó sólo en fotografías y que nunca vio el original. Hoy se piensa que sólo es un truco de marketing para aumentar el interés por estas obras.
Francis Bacon nació en Dublín en 1909 y murió en Madrid en 1992.
Comienza a trabajar como decorador de interiores mientras empezaba a pintar sin mucho éxito en París. Su primera gran influencia la recibió cuando admiró el cuadro La masacre de los inocentes de Poussin, que inspirará múltiples obras. Pero la más importante la adquirió después de visitar una exposición de Picasso, la cual le impresiona y le hace reflexionar “Aquellos pierrots, desnudos, paisajes y escenarios me impresionaron mucho, y después pensé que quizá yo también podría pintar”.
La masacre de los inocentes - Nicolas Poussin
El tema de sus pinturas sería la vida y la muerte, para buscar el Yo más vital y autodestructivo. Cuando cumplió 35 años, sin éxito y con un carácter muy temperamental, destruyó casi todos sus cuadros. Siempre a contracorriente, contestatario, juerguista, alcohólico, extrovertido, explosivo.
Hoy en día los cuadros de Francis Bacon son totalmente reconocidos y experimentan cotizaciones astronómicas.
Fuente
Para comprobar lo que hemos explicado, compara los dos retratos de Inocencio X.
Primero observa la obra de Velázquez, además de disfrutar de un maravilloso retrato, identifica que sentimientos te transmite la persona que está plasmada en él.
Después de este ejercicio mira el cuadro de Francis Bacon y comprueba si lo que has sentido en el primero se refleja en éste último. Bacon parece dejar el alma del Papa, su esencia, el grito de su yo interior.
A mi me resulta impresionante.
Inocencio X - Diego Velázquez
Inocenxio X - Francis Bacon

No hay comentarios: