sábado, 10 de julio de 2010

Después de La Ilíada y La Odisea

Para un lector no profesional como yo, después estos dos clásicos, el sentimiento de haber leído unos obras absolutamente colosales tiene claras repercusiones.

La primera, y más atractiva según mi opinión, es que he podido disfrutar de una lectura que me ha llevado de viaje a lugares que no creí poder llegar. En estas epopeyas Aquileo (Aquiles), Odiseo (Ulises) y otros personajes se perfilan como los más grandes guerreros de la historia. Las batallas y aventuras que se narran en estos libros son una manera de aprender qué poemas se explicaban en la época de Homero, se supone escritor de los mismos, y cómo los Dioses influían en las vidas de todos ellos. Si uno se detiene a pensar qué está entre sus manos verá que, en referencia a La Ilíada, tiene ante sí el primer poema escrito de la literatura occidental.
La segunda de las repercusiones, para mí la peor, es que al terminar de leer tienes la sensación de haber terminado una etapa, de no saber qué va después de estos dos libros. ¿Que puede leer alguien después de haber disfrutado de ellos?. Quiero explicarme mejor. Lo que quiero decir es que hay diferentes temas en la literatura y que para alguien como yo, no acostumbrado a leer clásicos, dentro de los griegos y latinos puede parecer que estos dos son los más destacados.
Encontrar cómo continuar leyendo este tipo de obras es ahora mi ocupación. Quizás continúe con Ayante (Ayax) de Sófocles, otro de los grandes guerreros de La Ilíada. ¿Qué me recomiendas tú?

No hay comentarios: