miércoles, 21 de julio de 2010

Sófocles – Edipo Rey

Hace algunos días comenté que me sentía perdido después de leer La Ilíada y La Odisea ya que no sabía qué otros libros clásicos griegos podría leer: enlace.

Navegué por blogs de literatura y pregunté a uno de mis sobrinos, que estudia literatura griega, y empecé a descubrir qué se puede elegir teniendo en cuenta que no soy un experto y divertirme. Pero el empujón final lo recibí a través de Twitter (para que luego digan que no es práctico). Un famoso escritor español (no diré el nombre para que no le acosen más de lo que ya lo hacemos sus seguidores, pobre) me aconsejó Antígona de Sófocles y yo me lanzo al río.
Sófocles fue un escritor muy prolífico, aunque desgraciadamente no se conserven demasiadas de sus obras en la actualidad, en concreto sólo siete tragedias completas. Antígona forma parte de lo que se llama Tragedias del ciclo Tebano. Forman parte de este ciclo:
  • Edipo Rey
  • Edipo en Colonos
  • Antígono
Así que para empezar, en lugar de Antígona, me he decidido por Edipo Rey.
La historia es diferente a lo que me imaginaba, ya que estoy influenciado por lo que estudia el psicoanálisis acerca del Complejo de Edipo (enlace wikipedia).
Edipo es hijo de los reyes de Tebas. Su padre, Layo, recibe una predicción. Será asesinado por su propio hijo. Decide dejarlo morir para que la predicción no se cumpla. Encarga a un campesino que deje a Edipo en las montañas para que muera. El campesino decide entregarlo a una persona para que se encargue de él fuera del país y de esta manera salvarle la vida y no poner en peligro la vida de su Rey.
Edipo acaba siendo hijo de los reyes de Corinto y una vez ha crecido recibe una predicción del Oráculo. Matará a su padre y se casará con su madre. Teme que la predicción se haga realidad y huye de Corinto para evitarla, aunque no sabe que sus padres verdaderos no están en Corinto.
El resto es cosa de quien tenga curiosidad y quiera leerlo. Merece la pena continuar.
Por mi parte, sigo con Antígona.
Edipo y la Esfinge

No hay comentarios: